fbpx
El Transporte 2018-11-10T17:59:26+00:00

EL TRANSPORTE DEL MÁRMOL

Miguel Ángel (Michelangelo Buonarroti), en una célebre carta, explicó cómo había sobrevivido cuando un enorme bloque de mármol, que había desprendido «los anillos» de una «olivella» (instrumento del Medioevo para levantar grandes bloques de piedra), estaba por aplastarlo; no corrió la misma suerte un obrero suyo que fue aplastado. La cruda descripción del accidente, hecha por un hombre que también amaba el mármol, es uno de las más estratégicas y eficaces reseñas de nuestras canteras, obtenida de la observación directa de ese sistema de transporte que, desde la época de los Romanos hasta hace pocas décadas, constituyó un medio obligatorio en el transporte de la cantera al terreno plano de la cantera: “la lizzatura”.
Este sistema que permite deslizar los bloques sobre «tregiam lignum pro portando marmore» (“lizza” de madera para transportar mármol) es muy antiguo. En un pasado lejano los bloques eran incluso transportados sobre “lizza” desde la cantera hasta el puerto de embarque, recorriendo lenta y dificultosamente itinerarios que de caminos tenían sólo el nombre. Una vez mejorado el sistema de caminos, la “lizza” permaneció, durante siglos, en uso para el trayecto cantera – rampa de carga, a través del trazado vertiginoso de los recorridos del trineo. 
Para eliminar la “lizzatura” fue necesario esperar aún varios años Efectivamente, fue recién en el post-guerra que la construcción de una ininterrumpida e impresionante red vial en las cuencas de mármol y el desmantelamiento de la “Marmifera” (antigua ferrovía que iba desde las canteras de mármol hasta el puerto de Marina di Carrara) han permitido a los medios sobre ruedas cargar los bloques en cantera y transportarlos hasta los lugares de producción. Son justamente las fases de estos modernos métodos las que hemos resumido al comienzo del capítulo. Entre ellas, la que ha heredado los aspectos más extraordinarios y peligrosos ya presentes en la “lizzatura”, es el transporte mediante camiones desde la cantera cuesta abajo: la pendiente, el trazado, el fondo de los caminos de circunvalación obligan a los gigantescos medios a realizar maniobras impresionantes como las de los carros descritos por Giovenale, Stoppani y Roccatagliata; pero actualmente los «escritores» ¡piensan en otra cosa!

MÁRMOL

LA CIUDAD DE CARRARA